Y así nació FRUITWALL

A veces, las mejores ideas no son las que buscas, sino las que te encuentran a ti. Y FRUITWALL fue una de ellas. El problema de guardar la fruta y la verdura lo habíamos tenido siempre: en la nevera no maduraba bien, en el frutero ocupaba mucho espacio, se aplastaba… Pero un día, observando la típica persiana veneciana de lamas, ¡la inspiración llegó! Así que basándonos en este sistema, nos pusimos manos a la obra y fabricamos nosotros mismos el que sería el primer FRUITWALL, un frutero con baldas colgantes. ¡Y menudo éxito! Todo aquel que lo veía en casa nos pedía uno igual, así que un día pensamos: ¿por qué no compartirlo con el mundo?

Hablan de nosotros

Nada nos enorgullece más que poder compartir con vosotros todo aquello que otros han compartido sobre nosotros. Estos son algunos de los sitios donde se ha hablado de FRUITWALL.

¡Contacta!

¿Tienes alguna pregunta? ¿Para quién? Sea la que sea, seguro que encuentras a la persona más adecuada para respondértela: